13 de septiembre de 2008

EL EDUCANDO ES, ANTE TODO, UNA PERSONA

"La naturaleza fundamental de la relación educativa
corresponde a la capacidad del educador de dar al educando
el coraje suficiente para aforntar la aventura de la vida;
pero nadie puede dar a otro amor por la vida
si no tiene él mismo ese amor."


Felice Crema y Angelo Teruzzi


Si bien a lo largo de nuestra experiencia nos hemos encontrado con dificultades para establecer buenas relaciones con nuestros alumnos, no podemos quedarnos en ellas. Debemos superar las dificultades y, ante todo, procurar ser cada día mejor educador.

La relación educativa es el encuentro de dos personas: EDUCANDO Y EDUCADOR que se unen en la búsqueda de la verdad y el bien. En el hecho educativo a ninguno de los dos se les puede dar prioridad pues ambos son indispensables en igual medida. El maestro de alguna forma "posee" la verdad y el alumno desea poseerla.

La relación educativa es la correspondencia entre los dos polos que participan en el proceso educativo. Es una relación bipolar en la que ambos forman su personalidad. Si falta uno de los dos sujetos, no existe relación educativa.

Tesis fundamentales sobre la relación educador-educando:

1. HETEROEDUCACIÓN: EDUCADOR-educando:
Característico de la escuela tradicional. El profesor es el que "forma" al alumno, por lo tanto él es el "dueño de..." la verdad, los conocimientos, etc. El centro es el maestro.

2. AUTOEDUCACIÓN: educador-EDUCANDO:
El alumno es el centro, el propio actor de su desarrollo. El profesor acompaña al alumno a encontrar sus propias experiencias.

3. PEDAGOGÍA DE LA COLABORACIÓN: EDUCADOR-EDUCANDO:
Es una relación intencional, porque exige en el educador la intención explícita de educar y en el niño igual intención de ser educado. En este enfoque, la centralidad es el desarrollo de la personalidad, por lo tanto el desarrollo de ambos polos. El maestro hace crecer en auntenticidad humana, tiene autoridad sobre el alumno, porque acrecienta su vida y lo hace persona; pero esta autoridad deriva del hecho de ser él mismo persona, de poseer aquella verdad y el bien que el alumno busca y necesita para llegar a su destino de hombre: educador y alumno se encuentran en la verdad y en el bien. Por lo tanto, lo que pone al educador en posición de autoridad respecto al alumno es su posición respecto a la verdad y la posesión de virtudes. De esta manera, el alumno no estará sometido y subordinado a un determinado maestro que encuentre a lo largo de su experiencia escolar, sino a la verdad y al bien que el maestro representa. Así como la libertad se libera de toda huella anárquica si se plantea en su significado de libertad moral, la autoridad pierde toda connotación de autoritarismo si la enfocamos en el correcto sentido de "servicio".

Concluyendo, podríamos afirmar que el educador con autoridad...

*Es considerado como una autoridad no solo por el cargo, sino por cumplir un servicio responsable en favor de los educandos y la sociedad. Por lo tanto tiene AUTORIDAD MORAL.

*Se muestra cálido, humano, cordial, asequible.

*Se presenta frente a los alumnas como "persona" que busca la verdad y el bien.

*Guía y acompaña a los alumnos.

*Presenta su persona como posibilidad: como ejemplo de la búsqueda de la verdad.

Para ilustrar, dejamos un extracto de la película "La sociedad de los poetas muertos" en la que se refleja la voluntad de un maestro por tratar de enriquecer la vida de sus alumnos.